Así conseguía a los falsos aportantes el fujimorismo

Con tantas cosas ocurriendo, un suceso bastante curioso ha pasado desapercibido. La peculiar trama se encuentra entre las páginas 154 y 155 de la orden de detención preliminar que Concepción Carhuancho alistó para Keiko Fujimori, Jaime Yoshiyama, Bedoya Camere y demás.

Quien la cuenta es el testigo protegido TP-2017-22-2 a quien de ahora en adelante llamaremos “Walter”. Esta es la historia de cómo el fujimorismo se convirtió en el FuXion de los partidos políticos.

FUXION

Walter estaba sentado mirando el mar en la playa Sombrillas de la Costa Verde cuando su teléfono sonó. Era febrero del 2011 y la llamada era de Erick Matto Monge, su pata del cole. Ambos habían estudiado en el San Agustín toda la primaria y secundaria. Erick le preguntó en qué andaba, qué estaba haciendo. Walter le dio sus coordenadas. Minutos después, Matto Monge estaba a su lado haciéndole una propuesta:

— Necesito que me apoyes, ¿me puedes ayudar? Estoy haciendo campaña para Fuerza 2011.

Lo que Erick Matto quería era que Walter firme unos documentos para figurar como aportante de la campaña presidencial del partido de Keiko.

— ¿Cómo voy a aportar si no tengo dinero?

— Tú no te preocupes, solo necesitas firmar para figurar y ya yo lo manejo.

Bajo la promesa de que el monto no sería significante, Walter firmó “unos documentos que tenían la apariencia de unos recibos que estaban con el logo del partido Fuerza 2011”. Toda la reunión no tomó más de 15 minutos. Erick había llegado hasta la playa con los papeles, listos para firmar, y ahora se embarcaba de vuelta a la ciudad. Posteriormente ambos se cruzaron en reuniones de promoción, pero no volvieron a hablar del tema.

EL DESTAPE

Y así pasaron los años hasta que a finales de setiembre de este año, Walter recibió una notificación de la Policía, la sección especializada en el delito de lavado de activos. Fue entonces que Erick Matto reapareció en su vida. Le contó que también le había llegado la notificación. Ahí, Walter descubrió que otros amigos de su promoción también habían sido notificados. Fernando Meses Ahumada, Edwin Renato Lizárraga Lanao y Sandro Petruccelli Galdós. Este último le contó que, en su declaración policial, solo dijo que le tocaron la puerta y que había firmado. Por su parte, Erick solo tenía una recomendación que darle:

— Mira bien lo que vas a decir.

Walter lo evitaba. Estaba molesto, un informe de La República lo mostraba como uno de los mayores aportantes de Fuerza 2011. Seguro en esos momentos pensaba “tmr, yo le dije que el monto no sea significante”. Como fuere, Walter estaba harto cuando declaró ante la Policía:

— No soy aportante del partido, no he dado ningún aporte.

Tras rendir sus declaraciones, el teléfono de Walter empezó a recibir varias llamadas. Solo escuchaba una voz masculina que luego cortaba. Siempre lo llamaban de teléfonos públicos.

JORGE, TU FIEL AMIGO

Un pequeño paréntesis en la historia: Jorge Javier Yoshiyama Sasaki es el sobrino de Jaime Yoshiyama y también figura como aportante de Fuerza Popular en el 2016. ¿Por qué te lo presentamos? Pues porque terminó pegándose a Walter peor que un Testigo de Jehová que gana por comisión.

Ambos se conocieron hace unos 12 años en Edo Sushi Bar. En ese entonces solo se miraron, era el cumpleaños de un amigo en común. Después, Walter empezó a ver a Jorge en la casa de Erick Matto. Luego se encontraron en un viaje a Iquitos, fue la primera vez que conversaron porque ya se reconocían.

No es hasta el 2011 que Jorge Yoshiyama adquiere un repentino interés en Walter. A través de un amigo en común, Eduardo Privat, fija un encuentro y luego varios más. Walter sabía que Yoshiyama quería ganarse su amistad. El tiempo le dio la razón:

— Sé qué es lo que has declarado sobre la investigación. Lo que has dicho es una piedra en el camino que impide que la investigación se archive.

Según el testimonio en poder de la Fiscalía, el sobrino de Jaime Yoshiyama le insistió mucho a Walter. Quería que cambie su declaración, le dijo que era muy sencillo, que bastaba con presentar un escrito. Lo mejor, le insistió, era decir que sí había aportado dinero y así no habría ningún problema.

El documento lo redactaron los abogados de Fuerza 2011. El texto señalaba que Walter se había olvidado al momento de declarar por primera vez que sí había aportado. “Yo firmé ese documento seducido por Jorge Yoshiyama para salir del tema”, confiesa Walter en la declaración que figura en la orden de detención.

YA NO LE CONTESTA

Firmado y entregado el escrito, siempre según la declaración del testigo ante la Fiscalía, Jorge Yoshiyama se olvidó de su nuevo amigo. Dejó de buscarlo, no hubo más reuniones amicales ni cruces casuales. No volvió a saber de él hasta diciembre de 2017, cuando la Fiscalía citó a Walter para que vuelva a declarar.

Por supuesto, Walter ya no quería tener encuentros con Jorge Yoshiyama, pero no sabía cómo decírselo. Se reunieron un mes antes de la diligencia programada por el Ministerio Público.

— Mira, yo ya no quiero seguir en estas conversaciones, ya no quiero tocar el tema.

— Tranquilo. En la manifestación que vas a dar, tienes que decir lo que pusimos en el escrito. Si vuelves a tu primera versión, vas a tener problemas.

Esa fue la última vez que Walter habló con Yoshiyama. Según su testimonio ante el fiscal, Jorge lo llamó muchas veces desde su celular para tratar el tema. Al final terminó contándolo todo, todo lo que aquí hemos escrito. Por supuesto, Walter está palteado: “temo por mi seguridad personal y familiar, por las posibles represalias que puedan tomar por decir la verdad”.

MORALEJA: Ni tus patas de promo se salvan de ser fujimoristas, así que ten cuidado con lo que firmas.

 

 

Siguenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *