Testimonio involucra la presencia de Keiko en las conversaciones donde se le encargaba al congresista Reátegui la operación para buscar falsos aportantes para Fuerza Popular.

Los presuntos aportes irregulares que habría recibido la campaña de Keiko Fujimori en el 2011 toma fuerza con el testimonio de un testigo protegido que declaró en este marco. Se trata de una declaración que revela cómo era el proceso para ocultar contribuciones irregulares.

De acuerdo a la investigación de IDL-Reporteros, el testigo TP 2017-55-3 señaló que participó en las diferentes reuniones donde las principales cabezas de Fuerza Popular, como su propia lideresa Keiko Fujimori, tomaban decisiones sobre la forma para cubrir los aportes que querían pasar desapercibidos.

Así, en una reunión que ocurrió en la calle Bucaré 559, de propiedad de Joaquín Ramírez, el asesor Pier Figari le indica al congresista Rolando Reátegui que tenía una misión para “cubrir las donaciones para que aparezcan a nombre de terceras personas”.

“Es decir, el congresista Reátegui debía llevar a cabo una operación de buscar en su región San Martín a personas que puedan aparecer como aportantes del partido. (…) (Durante) la conversación Keiko Fujimori ratificaba lo dicho por Pier Figari y Ana Herz, indicando al congresista Reátegui que era una orden que debía cumplir”, narró.

En dicha cita, el testigo sostiene que Fujimori, Herz y Figari delegaron a Adriana Tarazona la tarea de entregarle el dinero a Reátegui. Un semana después, en la oficina de esta última persona se le habría entregado US$30 mil al legislador.

Una vez que tuvo el dinero, se menciona que el parlamentario en mención viajó a Tarapoto para comenzar la operación de “lavado” y empezó por casa. Es decir, conversó con su esposa y familiares cercanos para realizar el encubrimiento de aportes.

“El congresista Rolando Reátegui conversa con su esposa Marizol Valles Chong, en la vivienda de ambos, en donde le indicó que por orden de Keiko Fujimori había recibido un dinero para que sea aportado al partido Fuerza 2011. El congresista Rolando Reátegui le indica a su esposa que como era empresaria era una persona solvente y que prestara para dar su nombre como aportante, es decir, para realizar un aporte los US$10 mil”, cita IDL-Reporteros.

El testigo indica que Reátegui también conversó con Liulith Sánchez Bardález, gerente de la Droguería San Martín, donde el papá del fujimorista era accionista mayoritario, para que figure como falsa aportante de US$5 mil.

Pedro Velayarce es otro falso aportante a quien Rolando Reátegui buscó para que figure como si hubiera contrubido con US$10 mil para Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular). Tras estos trabajos, el parlamentario regresó a Lima.

Habiendo hecho cuentas en la capital, sostenido nuevamente citas de coordinación en la calle Bucaré 559, Reátegui regresó a Tarapoto con otro encargo: buscar aportantes para cubrir US$20 mil.

Al final, las personas donde consiguió colocar los montos el legislador quedó así: “Marizol Valles Chong fue US$10 mil, Liulith Sánchez Bardález fue de US$5 mil, Pedro Velayarce Llanos fue de US$10 mil, Liz Document Manrique fue de US$10 mil, Rafael del Castillo Reátegui US$5 mil,  Jean Louis Maze Cam fue US$10 mil”.

Hacia finales del 2011. Según refiere el informe de IDL-Reporteros, el testigo narra que Keiko Fujimori llamó a Reátegui para anunciarlq que quería reunirse con él. Ello sucedió y en la oficina de la entonces candidata presidencial “ella le indica que hay nuevos aportes que hacer para lo que debía reunirse con Adriana Tarazona”.

“La señora Adriana Tarazona le indica que le entregaría US$50 mil, pero que en esa oportunidad le daba US$20 mil en efectivo en un sobre de manila como adelanto”, se cita del testigo. Tras ello, el circuito para buscar aportantes es el mismo con la ruta hacia Tarapoto.

 

Siguenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *